De católicas y ¡caóticas!

Hace aproximadamente un mes y medio a mi comadre y a mi se nos ocurrió convocar a un retiro para madres católicas con la intención de separar un día de la ajetreada vida de madres y esposas para un encuentro con Jesús y María. Esto fue a pocas semanas de haber vivido la transformadora experiencia de la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá, y tras haber escuchado al Papa Francisco hablar del ‘ahora de Dios’ e invitarnos a ser ‘influencers de Dios’ al estilo de María. Al siguiente día estábamos publicando la información en redes y poco después se fue llenando la lista de mujeres interesadas en la experiencia.

Pues bien, ayer, en medio de la naturaleza y con un agradable clima que solo programa el termostato divino, nos reunimos un grupo de más de 30 mujeres para reflexionar sobre nuestra experiencia de Dios en medio de nuestra realidad como madres, esposas y profesionales.

Les comparto algunas de los aprendizajes que me llevé de esta linda experiencia:

Dios lo hace todo nuevo

No importa cuan imposible veamos una situación, o cuanto nos hallamos alejado de Dios, Él puede transformar nuestra vida y hacerlo todo nuevo. ¿La clave para esto? La humildad y la oración.

Amarte es reconocer el amor de tu creador

Uno de los temas que más se nos dificulta a las mujeres católicas es el amor propio, porque no queremos caer en vanidad. Pero durante el retiro vimos que el auto cuidado, el amor propio, llevado de forma saludable, hace honor a nuestro creador. Si no nos amamos a nosotras mismas no dejamos florecer ese amor de Dios que vive en nosotras.

Hay que vivir con propósito

Dios nos ha regalado dones y talentos a todas y, a veces, por vivir como zombies y en piloto automático, no reconocemos esos talentos y no los ponemos al servicio de los demás. Nuestros trabajos nos esclavizan y los convertimos en ídolos que nos atrapan en la carrera de tener, ser, ganar… Pero cuando vivimos con propósito y con Dios como único norte, podemos poner nuestros dones al servicio de los demás, sintiéndonos realizadas y felices.

¡Cállate y ora!

Como esposas a veces queremos ‘reparar’ a nuestros maridos, llevarlos a Cristo por la fuerza y moldearlos para que sean el padre, esposo y hombre d fe que nosotras queremos. El mensaje de ayer fue ”cállate y ora”: deja que Dios haga todo esto que tanto deseas. Él lo hará a su manera y a su tiempo. ¡Lo hará perfecto!

El mejor regalo

Como madres queremos darle todo lo mejor a nuestros hijos: el mejor colegio, las experiencias más memorables, los juguetes que los hagan felices… Pero no debemos dejar por último la transmisión de la fe: ese es el mejor regalo que podemos darle a nuestros hijos, pero más que eso, es nuestra responsabilidad. Nuestros hijos nos fueron enviados del cielo y debemos prepararlos para su regreso a casa. Nada es más importante.

Con esta experiencia nace, para la gloria de Dios, una comunidad, un espacio de encuentro con Jesús y María, para que podamos recordarnos las unas a las otras que aunque nuestra vida tiende al caos, la confusión y la oscuridad, el espíritu de Dios aletea sobre nosotras y quiere decirnos ‘¡que se haga la luz!’. (Génesis 1, 1-3)

Si quieres formar parte de esta comunidad, ya sea de forma virtual o real, únete a nuestra lista de correos para que creemos juntas este espacio. Te avisaremos de nuestros retiros reales y virtuales, y te compartiremos recursos y herramientas que te ayuden en el camino.

El Señor me instruyó, y comprendí. (Jeremías 11, 18)

Únete AQUÍ

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s