El ‘LIKE’ más importante

Estoy sentada en un avión de camino a casa desde San Diego, California, donde participé de una gran conferencia de Social Media, que es el área en que me desempeño profesionalmente. Es una de las más grandes conferencias de esta área en el mundo entero, y participamos profesionales de una enorme cantidad de países; 64, para ser exactos.

La gran mayoría de los asistentes estábamos locos por saber qué pasaría ahora, con todos los cambios que hizo Facebook a su plataforma, limitando el alcance a los contenidos de marca y darle prioridad a aquellos que compartimos con nuestros familiares y amigos. Queríamos saber cuál debería ser nuestra respuesta como comunicadores a este gran ‘apocalipsis’, como lo ha llamado la prensa y los medios digitales. La respuesta que nos propusieron los expertos fue lo más motivador que he escuchado en años: la autenticidad.

Charla tras charla, conferencia tras conferencia, taller tras taller, escuchábamos la misma exhortación a generar contenidos auténticos con historias más humanas y a mostrarnos como somos ante nuestros seguidores. Se hizo hincapié en la belleza del vídeo en vivo y la buena respuesta que tiene. Hubo mucho énfasis en todo lo relacionado a crear comunidad, a usar las redes sociales para generar relaciones y no para alimentar nuestro ego con likes y shares. Todo llamaba al regreso a lo ‘humano’, a lo real.

Mientras me preparaba para regresar a casa y organizaba mis notas, medité acerca de todo esto, lo que me llevó a pensar en la importancia de amarme como soy, y por lo que soy: una hija del Amado. Ahí está mi autenticidad, en saberme hija de Dios y aceptarme, así como Él me hizo: en mi realidad, mi historia y mis circunstancias. Amarme y aceptarme en mi pecado, en mis virtudes, en mis aciertos y en mis errores. Eso es lo que quiere Dios de todos nosotros, que sepamos que Él nos ama y que nos acepta y nos espera.

Providencialmente, el evangelio de hoy, día que regreso a casa, es el evangelio del hijo pródigo, ese hijo que se fue a vivir otra vida y que cuando se queda ‘sin likes, shares y RTs’ decide regresar a casa, al enternecedor abrazo del Padre que lo espera con los brazos abiertos y con una gran fiesta. Y así nos espera Dios siempre: en nuestra verdad, nuestra autenticidad, sin retoques ni PhotoShop. Dios nos ama y nos conoce como somos, ve nuestros corazones y no necesita que nos cubramos con filtros, nos decoremos con emojis ni que nos animemos con GIFs. Dios nos ama y nos perdona siempre, aunque regresemos al Él cubiertos con el lodo del pecado. Nosotros debemos hacer lo mismo con nosotros y con el prójimo: amarnos y perdonarnos SIEMPRE. ¡Y eso es lo más duro!

Hagámosle caso al más grande experto comunicador, al que es ‘red social’ con el Hijo y el Espíritu Santo, y vivamos en la verdad y en la belleza de ser hijos del Amado. Ése es el LIKE más importante.

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s