La oración del Uber

Mi esposo y yo, desde hace ya mucho tiempo, nos manejamos en un solo auto. No ha sido complicación para nada organizarnos para ir a nuestros respectivos trabajos o hacer las diligencias del hogar. Además, hace más de un año, hemos estado usando Uber para movernos por la ciudad sobretodo cuando tenemos que ir a reuniones por separado.

Una de las cosas que más me gusta de ir en Uber, en lugar de manejar, es el tiempo que me libera para ‘adelantar cosas’. He sabido abrir mi computador durante más de un viaje en Uber y escribir correos, organizar mi agenda, y hasta redactar entradas para este blog. El no tener que estar pendiente de la carretera, el tráfico, el estacionamiento, etc. me da un tiempo que puedo aprovechar para hacer mil y una cosa.

Y me pregunto, ¿por qué no aprovechar ese tiempo también para orar? ¡Claro! Vivo quejándome que no encuentro espacios suficientes para la oración y que las tareas del día de a día ocupan mi tiempo y mis pensamientos. Pues he aquí un espacio, he aquí un oasis: ¡mi viaje en Uber!

Mientras escribo esto pienso qué otros momentos me ofrece el día para llenarlos de oración, para hablar con Dios, para silenciar mi mente y concentrarme en Él. Y se me ocurren pequeños ‘bolsillos de tiempo’ por aquí y por allá: cuando preparo el café, mientras me cepillo los dientes, en la ducha (si es que mis hijas no se asoman para preguntar ‘¿mamá, qué haces?’)…

Ora et labora, expresa la vocación y la vida monástica benedictina de alabanza a Dios junto con el trabajo manual diario.Es algo que aprendí de primera mano cuando viví -hace ya más 15 años- en un monasterio trapense durante un mes, y hacía queso con las hermanas. En el silencio del trabajo manual hablaba con Dios y lo alababa. Además rezaba con ellas la Lectio Divina, empezando con los laudes a las 5am. Esa ‘agenda de oración’ era estupenda, con horas bien definidas para rezar, para trabajar orando, y para compartir en comunidad.

Pero la vida no es como los monasterios trapenses, y así como los monjes y monjas de clausura hacen el esfuerzo de salirse del mundo para dedicarse por completo a la oración, los laicos tenemos que hacer el esfuerzo de entrar en la oración mientras que estamos en el mundo.

Por eso, mientras viaje en Uber, o haga cualquier otra tarea que me lo permita, haré el esfuerzo de hablar con Dios, de estar con Él mientras estoy en el mundo. Trataré de acordarme de la regla de San Benito: ora y labora…..en el mundo, en el tráfico, en el caos de la ciudad. Ahí también me espera Dios.

Diario de oración en cuaresma

Este blog post es una traducción del artículo publicado en el blog Prayer Wine Chocolate

40 Sugerencias de Diario de Oración para Cuaresma (primera parte)

La Cuaresma puede ser la época perfecta para aumentar los ratos de oración en nuestras vidas.

Según el Catecismo de la Iglesia Católica, la Cuaresma es la primera temporada penitencial en el año litúrgico de la Iglesia, que refleja los cuarenta días que Jesús pasó en el desierto en ayuno y oración

Si has estado pensando en comenzar un diario de oración, la Cuaresma es un buen momento para hacerlo.

A través del uso de un diario, podemos aumentar nuestro tiempo de oración y abstenernos del tiempo que pasamos en la computadora o el teléfono celular. ¿No sabes dónde empezar o qué escribir? ¡Aquí te comparto algunas ideas que pueden ayudarte!

  1.  Pega una imagen de Jesús en la primera página del diario. Me encanta la imagen de Cristo con las palabras “Jesús confío en Ti”. Establece el tono para todo el diario.
  2. Dibuja o colorea una imagen del Sagrado Corazón de Jesús y escribe la oración “Sagrado Corazón de Jesús, yo deposito mi confianza en Ti” bajo el cuadro.
  3. Copia la oración de ofrecimiento de la mañana en una página. Decorar alrededor de ella. Léela despacio y reza.
  4. Escribe, “Querido Señor, gracias por …” y enumera cinco bendiciones en tu vida.
  5. Elije una cita santa que ames y escríbela en una página. Utiliza tu puño y letra o incluso stencils.
  6. Copia esta Oración al Espíritu Santo: Respira en mí, Espíritu Santo, para que todos mis pensamientos sean santos. Muévete en mí, Espíritu Santo, que mi trabajo también puede ser santo. Atrae mi corazón, Espíritu Santo, para que yo sólo ame lo que es santo. Fortaléceme Espíritu Santo, para que yo pueda defender todo lo que es santo. Protégeme, Espíritu Santo, para que yo siempre sea santo.
    -San Agustín
  7. Escríbele una carta a Jesús. Vierte tu corazón. Trate de no preocuparte de que “alguien más puede leer esto algún día”. Está bien . . . Dile a Jesús todas tus preocupaciones y esperanzas.
  8. Copia esta oración que encontré en la página de Facebook de Give Him 5: “Mi querido Jesús, hoy, quiero ser una luz para ti. Haz brillar tu amor en mi corazón para que pueda reflejar ese amor a cada persona que encuentro. Amén.”
  9. Escribe la letra de alguna canción o himno que realmente mueva tu corazón.
  10. Encuentra alguna tarjeta de algún santo que te guste y copia la oración que está en la parte de atrás. Una vez que hayas terminado de copiar la oración o novena, pega la imagen del santo en esa página o en la página siguiente. Pídale a ese santo que interceda por alguna intención especial de tu corazón.
  11. ¡Escríbele una carta a un Santo pidiendo oraciones!
  12. Ora por todas las almas santas. “Padre Eterno, te ofrezco la Preciosísima Sangre de Tu Divino Hijo, Jesús, en unión con las misas que hoy se dijeron en todo el mundo, por todas las almas santas en el purgatorio, por los pecadores en todas partes, por los pecadores en la iglesia universal, por los pecadores dentro de mi propia casa y en mi familia. Amén.”
  13. Echa un vistazo a esta impresionante página para colorear: What Lent Looks Like. Tómate el tiempo para disfrutar coloreando. Pega todo el dibujo en tu diario, o recorta cada imagen por separado. Puedes pegar uno de los dibujos en la parte superior de una página y escribir una reflexión personal sobre ese aspecto específico de Cuaresma. Por ejemplo: la imagen de sacrificio – escribe una lista de cosas que podría sacrificar ese día.
  14. Colorea o pega una imagen del Crucifijo en una página y luego escribe la oración ante la cruz. 
  15. Imprime una foto de tu familia. Pégala en una página y escribe una oración personal para tu familia.
  16. Adopta espiritualmente a un bebé. Diviértete nombrándolo y vuelve a menudo a esta página para orar por este pequeño. Puedes ver la oración e imprimible aquí: Dios nos oye: un milagro de adopción espiritual. 
  17. ¡Celebra el día de San Patricio! Corta o copia la oración de San Patricio y colorea o decora la página con tréboles!
  18. Escribe el Padre Nuestro, y luego reza lentamente.
  19. Reza la liturgia de las horas.  Este sitio web te guiará y te dará preguntas de reflexión personal: Lectio Divina: Orden de los Carmelitas
  20. Pregúntale al Señor lo que Él te está llamando a hacer hoy. Escuchar durante dos minutos. . . Luego escribe lo que te venga a la mente.
  21. Escribe otra carta a Jesús.
  22. Dedícale una página a Nuestra Madre Santísima. Si hay alguna advocación o título específico de María que resuena contigo, coloca esa imagen. Escribe una oración específica dedicada a ese título o escribe el Memorare.
  23. Enumera cinco maneras en las que te gustaría servir a Dios este año.
  24. Escoge una Estación de la Cruz para escribir y reflexionar.
  25. La fiesta de San José es el 19 de marzo, pero honestamente, ¡le rezo a menudo! Realmente me gusta esta oración a él:
    ”Oh San José, cuya protección es tan grande, tan fuerte, tan pronta delante del trono de Dios, pongo en ti todos mis intereses y deseos. Oh San José ayúdame por tu poderosa intercesión y obtén para mi todas las bendiciones espirituales a través de Jesucristo, nuestro Señor; para que, después de haberme comprometido aquí bajo de tu poder celestial, pueda ofrecer mi acción de gracias y mi homenaje a los más cariñosos padres. Oh San José, nunca me canso de contemplarte a ti y a Jesús dormido en tus brazos. No me atrevo a acercarme mientras reposa cerca de tu corazón. Abrázalo en mi nombre y besa su fina cabeza por mí, y pídele que devuelva el beso cuando dibuje mi aliento moribundo. San José, patrón de las almas que se van, ruega por nosotros.”
    Amén.Originalmente, tenía la intención de dar todos las 40 Sugerencias de Diario de Oración para Cuaresma en un solo post. Sin embargo, ¡no quiero abrumarte! Esto es suficiente para empezar, ¿verdad? ¡Por favor regresa (o suscríbete) para avisarte del próximo artículo!

    Si estás en las redes sociales, y te gustaría compartir una página de tu diario, hazlo usando el hashtag: #prayerjournal #prayerwinechocolate

    ¡Me encantaría ver lo que compartes!