De 110v a 220v

enchufeee

Hace ya un año, y a los pocos meses de haber tenido a mi segunda hija, tuve que hacer un viaje de trabajo a Santiago de Chile y, como aun estaba dando pecho, me llevé mi ordeñadora eléctrica para que no se afectara mi lactancia. No obstante, y pensando que mi ordeñadora -al igual que otros electrónicos como los cargadores de la computadora o el del celular- convertiría la electricidad de 220v a 110v, conecté la máquina al interruptor provocando un apagón inmediato en mi habitación de hotel. Demás está decir que ‘quemé’ la ordeñadora y a mi regreso tuve que comprar otra de inmediato.

Recientemente recordé esta anécdota y esto me hizo pensar en la palabra conversión, acción a la que somos llamados durante la época de Adviento.

Pero, ¿qué es la conversión? ¿Cómo ajustamos nuestro voltaje espiritual de 110 a 220? Ciertamente no podemos usar un aparato o activar un ‘switch’ para convertirnos. No es una cosa automática  ni tangible, no hay instrucciones ni adaptadores para lograrlo.

No obstante, la conversión, aunque no sea un proceso fácil, es la acción que necesita el cristiano para no ‘quemarse’ con el voltaje del mundo. La conversión es transformar nuestro corazón en el corazón de Cristo, que llega cada año para nacer en nosotros.

Y esto es lo que he tratado de hacer desde que acepté el reto de la conversión: convertir mis sentimientos negativos en positivos, convertir mi soberbia (que es muchísima, dicho sea de paso) en humildad, convertir mis críticas y murmuraciones en bendiciones y buenos deseos, convertir mis momentos de ira en motivos de oración….convertirme en la persona que Dios quiere que sea. Y todo esto no es para nada fácil, ni un poquito, pero es el esfuerzo que debo hacer si quiero poner de mi parte para que otros vean a Cristo en mi, para convertirme realmente en un reflejo del amor de Dios. Para poder tener la dicha de hacerme llamar cristiana.

Algunos días lo logro, algunos días no…

Y así, sin aparatos ni adaptadores, seguiré intentando convertirme día a día; aceptando los fracasos que tendré en el proceso y ajustando lo que tenga que ajustar en mi vida para que la conversión tenga prioridad.

Que este Adviento nos sirva a todos para enchufarnos al voltaje de Cristo, convirtiendo nuestros corazones en humildes pesebres donde Él pueda nacer. Que así nos ayude Dios….y que María sea nuestra electricista.

Advertisements

One thought on “De 110v a 220v

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s